Por qué elegir usar gas natural en casa, beneficios y ahorro energético

El gas natural es uno de los suministros continuos con mayores beneficios energéticos, aparte de la economía, es la fuente de energía más limpia en comparación con otros recursos disponibles, a excepción de las renovables.

El uso de gas natural se ha convertido en un importante aliado para el ahorro de energía y la mejora de la eficiencia, ya que permite: reducir el consumo de energía, no desperdiciar el suministro de energía a los consumidores finales y, a su vez, aumentar las reservas energéticas del país.

Conozca las ventajas del gas natural y cómo usar la energía de manera eficiente en su hogar.

El gas natural trae altos beneficios económicos y ambientales. Su alto rendimiento y capacidad de transferencia de calor reducen el gasto y aumentan la eficiencia del consumo en comparación con otros combustibles fósiles.

Las ventajas principales de utilizar gas natural son:

  • Es muy barato en comparación con otras fuentes de combustibles fósiles como la gasolina, el petróleo y la electricidad.
  • Se suministra directamente, lo que garantiza un mejor consumo y es apto para uso doméstico.
  • Es el combustible más limpio, emite mucho menos dióxido de carbono en comparación con otros combustibles y no emite partículas cuando se quema. Es mucho menos perjudicial para el medio ambiente.
  • Es muy limpio, por lo que los equipos que utilizan gas natural no se dañan con facilidad, lo que permite que los equipos funcionen con normalidad durante más tiempo, lo que representa un consumo energético eficiente.
  • Es seguro usar gas natural porque es más liviano que el aire y, en caso de fuga, se escapa rápidamente al medio ambiente. Reduce el riesgo de explosión o intoxicación por gas.

Cómo ahorrar energéticamente con gas natural

La forma esencial de ahorrar gas natural es garantizar que el suministro sea directo y continuo.

Por último, es importante tener en cuenta algunos consejos para ahorrar energía en el hogar:

  • Comience por asegurarse de que la casa está aislada completamente y libre de fugas para que se pueda usar el gas necesario.
  • Mantener el calor entre 19 y 21 grados, aumentarlo significa mayor consumo de gas.
  • El mantenimiento continuo de radiadores y calderas garantiza el consumo de gas necesario. Purgue el sistema de calefacción al menos una vez al año.
  • Los quemadores de la cocina deben mantenerse limpios y sin obstrucciones. Se recomienda terminar la cocción con calor residual.
  • Para agua caliente, se aconseja programar la temperatura entre 30° y 35°. Instalar un regulador de flujo en el grifo hará que el flujo de agua se sienta igual y ayudará a controlar el consumo de agua y energía.
Ir arriba